DÍA -26-

Domingo III de Cuaresma (Jn 3, 14-21)

DEL EVANGELIO DEL DÍA:

Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios. Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz. (Jn 3, 16-19)

COMENTARIO:

No es importante sólo lo que podemos producir o ganar, sino sobre todo el amor que sepamos dar. (Papa Francisco 14/03/2021).

El máximo exponente del amor a los demás es dar la vida como hizo Dios hecho hombre por nosotros, vino para salvarnos. Nosotros somos capaces de amar así por alguna persona en particular, pero no por todas.

Hoy la propuesta es mirar a la cruz de la salvación, la salud viene de lo alto, como salvación de Dios igual que salvó al los mordidos por la serpiente, pidámosle que nos enseñe a amar como Él nos amó.


Fecha de la noticia: Domingo 10/03/2024
Santos del día: San Macario de Jerusalem.

Lo puedes compartir en:

Comentarios cerrados.

error: Está prohibida la descarga de cualquier contenido audiovisual de esta página web. Todos estos contenidos quedan al amparo de la Ley de Propiedad Intelectual