DÍA -33-

Domingo V de Cuaresma (Jn 12, 20-33)

DEL EVANGELIO DEL DÍA:

«Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo honrará. Ahora mi alma está agitada, y ¿qué diré? ¿Padre, líbrame de esta hora? Pero si por esto he venido, para esta hora: Padre, glorifica tu nombre».

Entonces vino una voz del cielo: «Lo he glorificado y volveré a glorificarlo». (Jn 12, 23-28).

COMENTARIO:

   Jesús revela que Él, para todo hombre que quiera buscarlo, es la semilla escondida dispuesta a morir para dar fruto. (Papa Francisco 21-03-21). 

   Un hombre clavado en la cruz, desfigurado y que muere por nosotros, con la fuerza del amor, su amor radical, sin límites, el más auténtico, un amor que nos da la vida nueva y nos da la esperanza, nos atrae hacia Él.

   Miremos hoy a Jesús en la cruz y meditemos lo que significa su muerte para nosotros. Intentemos oír lo que nos quiera decir.


Fecha de la noticia: Domingo 17/03/2024
Santos del día: San José de Arimatea.

Lo puedes compartir en:

Comentarios cerrados.

error: Está prohibida la descarga de cualquier contenido audiovisual de esta página web. Todos estos contenidos quedan al amparo de la Ley de Propiedad Intelectual